REGIDORA NO ESTUVO DE ACUERDO CON DONACIÓN DE TERRENO AL PODER JUDICIAL.

La edil Miluska Calero Orellana mantuvo su punto de vista al cuestionar las condiciones en las que terreno fue donado a una entidad que maneja millonarios presupuestos.

Mientras que la mayoría “sucumbía” ante los ofrecimientos y promesas de los funcionarios del Poder Judicial, la regidora Miluska Calero Orellana, cuestionaba una serie de aspectos; como el nombre del proyecto, solo se habla de una mejora de los servicios del módulo de justicia, no de la construcción de un edificio. La arquitecta que sustentó el pedido no pudo comprobar, con documentos, que en el lugar donde se ubica el módulo, no se pueden hacer construcciones de varios pisos, porque los terrenos no son apropiados.

La regidora también increpó a sus colegas y al propio alcalde que se esté donando varios sectores del terreno donde estaba el ex mercado Señor de Muruhuay, que está destinado, de acuerdo al Plan de Desarrollo Urbano (PDU), a un terminal interdistrital, bajo el pretexto que no hay dinero para un terminal. Por eso recordó que una tarea de las gestiones, es, precisamente, “gestionar”, presupuestos para la mejora de la situación de una población. Un terminal interdistrital es necesario para el reordenamiento de la ciudad de Tarma.

Por su parte el regidor Tommy Miyazawa Vega, trató de que la donación contemple la reversión del terreno en caso el Poder Judicial no cumpla con lo que ofrece, pero, al parecer ni se tomó en cuenta, al final Miyazawa Vega, terminó votando a favor de la donación. El regidor Junior Torres, fue el otro que no estuvo a favor, pero él no justificó ni argumentó, el porqué de su decisión.

COMENTARIOS

Leave a Comment

Your email address will not be published.