EL “BUNKER”: NO RESPETAN ORDENANZA Y SIGUEN ATENDIENDO HASTA HORAS DE LA MAÑANA.

DISCOTECA QUE SE UBICA A SOLO METROS DE LA MUNICIPALIDAD DE TARMA PERJUDICA EL DESCANSO DE LOS VECINOS, ADEMÁS, LOS PARROQUIANOS QUE CONCURREN SALEN EN HORAS DE LA MAÑANA LUEGO DE HABER PERMANECIDO DURANTE TODA LA MADRUGADA.

A pesar de la existencia de una ordenanza municipal que regula el horario de atención de los locales nocturnos de diversión en Tarma, varios establecimientos no cumplen con la normativa y atienden a sus clientes hasta la hora que les da la gana, literalmente.

A pesar de las intervenciones de la policía municipal y de uno que otro funcionario intentando que estos locales se apeguen a la norma y respeten la ordenanza, los administradores o dueños, simplemente no hacen caso de las disposiciones, demostrando una total falta de respeto por toda la población.

EL “BUNKER”

Un caso clamoroso es el de la discoteca el “bunker”, ubicada en el Jr.  Dos de Mayo a solo metros de la Plaza de Armas de Tarma y de la municipalidad, en este local atienden desde horas de la noche hasta las no tan primeras horas de la mañana del día siguiente, pues los beodos salen de ese local pasadas las siete de la mañana e incluso las ocho.

Estas personas, en estado etílico, luego de haber salido del local toman algunas vías públicas para seguir libando licor, importunando e incomodando a las personas que se dirigen a sus centros de trabajo o de estudios, la poca cantidad de serenos hace que no se pueda tener control de estas situaciones.

Sin embargo, los principales perjudicados son los vecinos del lugar pues no los dejan descansar adecuadamente, no solo la bulla de los equipos de sonido, es un local que no tiene la acústica para desarrollar esa actividad, sino que muchos de los que salen de ese lugar, ya en estado de ebriedad protagonizan grescas y pelas escandalosas, que no les permiten descansar.

HAY HORARIOS.

Según las normativas estos locales tienen un tiempo límite para su atención. En días particulares la atención debería ser hasta las dos de la madrugada y, los fines de semana hasta las tres de la madrugada, pero como ya es sabido, a los administradores de este  local poco o nada les interesa esa ordenanza, que, prácticamente, es letra muerta

COMENTARIOS