DAÑOS QUE SUFREN TERRENOS USADOS PARA SIEMBRA DE MACA PERJUDICAN A AGRICULTORES.

UNA DE LAS COMUNIDADES ES AYAS, EN LA PROVINCIA DE TARMA, DONDE LOS AGRICULTORES DENUNCIAN QUE SE HA PUESTO EN RIESGO NO SOLO LA ACTIVIDAD AGRARIA SINO TAMBIÉN EL SUSTENTO DE LAS VICUÑAS.

Comuneros de Ayas en el valle de Urauchoc, vienen denunciando la situación de los terrenos que han sido utilizados para la siembra de maca y ahora han quedado áridos, sin la posibilidad de que vuelvan a producir al menos en el corto o mediano plazo.

De acuerdo a los preocupados productores agrarios se ha informado de esta situación a las dependencias como; Agencia Agraria, Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) para que inicien la “remediación” de esos terrenos pero no han recibido respuesta, “se tiran la pelota” entre ellas y nadie asume la responsabilidad.

Sin embargo, también responsabilizan a los dirigentes que han realizado los contratos de alquiler de los terrenos “entre gallos y medianoche”, es decir sin consultar a toda la comunidad, solo unos cuantos se reúnen para llevar adelante los contratos de alquiler de los terrenos.

Según uno de los comuneros denunciantes desde que se inició la “fiebre” de la maca se ha afectado hasta 800 hectáreas, tierras que han quedado áridas, por eso están exigiendo la remediación de estos terrenos. A los perjuicios que se ha causado a la actividad agrícola, el sustento de las vicuñas y otras animales silvestres se ha puesto en peligro, las autoridades comunales ni los funcionarios del sector se preocupan en proteger a los animales.

COMENTARIOS