INSPECCIONES EN MURUHUAY ESTÁN A CARGO DE LA MUNICIPALIDAD DE ACOBAMBA.

EL GERENTE DE DESARROLLO ECONÓMICO DE LA MUNICIPALIDAD, ENRIQUE CHÁVEZ, DIJO QUE LAS INSPECCIONES A LOS LOCALES EN EL CENTRO POBLADO DE MURUHUAY, DEBERÍAN ESTAR A CARGO DE LA MUNICIPALIDAD DE ACOBAMBA, ESTO ANTE LAS MUCHAS QUEJAS QUE SE HAN PRESENTADO.

FOTO: ANDINA...

Lamentablemente las festividades en homenaje al Señor de Muruhuay sean deslucido debido al desorden, a la falta de control, a los precios de los pasajes y de los platos típicos (excesivos), al mal trato en los locales de Muruhuay y a otros factores, ante esta situación el gerente de Desarrollo Económico de la municipalidad, Enrique Chávez, dijo que las inspecciones, por ejemplo a los locales donde se expenden platos típicos deberían de estar a cargo de la municipalidad de Acobamba.

Refirió que ellos tienen personal para desarrollar los operativos y poder fiscalizar, “ellos son los responsables” aseveró Chávez. Agregó que no han recibido ninguna invitación de las autoridades, ni del distrito ni del centro poblado para que los apoyen en estos operativos. La municipalidad provincial interviene de oficio si es que alguna persona presenta su denuncia ante la municipalidad de Tarma, esto no ha ocurrido todavía, sentenció.

Tal parece que el alcalde de Muruhuay, Andy Fernández, no ha realizado las coordinaciones pertinentes, además que no se ha pedido el apoyo de la municipalidad de Tarma, tampoco se coordinó con la policía, la cantidad de efectivos que hubo el domingo (día de la madre) no fue suficiente para controlar el tránsito vehicular, hubo un caos total, es por eso que el comisario de Tarma, Luis Castellares Matamoros, dijo que enviará diez efectivos de la comisaria de Tarma para reforzar el control en Muruhuay, además confirmó que no ha recibido ninguna comunicación de parte de la autoridad de Muruhuay.

De igual forma se han presentado quejas por la atención en los locales de venta de platos típicos, precios exagerados y con riesgos para la salubridad de los consumidores pues muchos de estos establecimientos carecen de servicios higiénicos, no tienen agua y otros aspectos que suponen un riesgo para la salud de las personas. Se espera que con el transcurso de los días se puedan superar estas fallas, de lo contrario la impresión que se lleven los visitantes va a ser negativa.

La autoridad responsabiliza a la subprefectura y a otras entidades por autorizar la realización de fiestas sin ningún tipo de garantía. No se sabe – tampoco – quien ha autorizado la instalación de puestos informales de calamina que no brinda ninguna seguridad y que, además, no tienen ni agua por eso lavan los platos con la misma agua, constituyéndose esta acción en un riesgo para la salud de los comensales.

 

 

COMENTARIOS